Partagez
Retour
Evénement

Vertical Farming: un nuevo método de producción adaptado a los grandes retos alimentarios

Publié le 07/03/2022 - par Judith
Lecture 2 minutes
Un nuevo método de producción adaptado a los grandes retos alimentarios

Expectativas sociales en un mundo agrícola cambiante

No es ninguna novedad que el mundo en el que vivimos está experimentando profundos cambio, y no sin consecuencias para nuestra agricultura.

 

Como todos sabemos, la población mundial sigue creciendo mientras ya hemos agotado todos o parte de nuestros recursos naturales, y nuestros terrenos agrícolas están siendo devorados constantemente por la masificación de las áreas urbanas.

 

También asistimos a un claro cambio en los hábitos alimenticios, seguramente reforzado por el estado de nuestro planeta y la crisis sanitaria que acabamos de vivir. La gente se está alejando cada vez más de la carne y se declina por las verduras, pero verduras que tengan sabor, con un enfoque mucho más local en sus compras. Esto explica el creciente número de pedidos de verduras en las cestas de los consumidores y la tendencia de las tiendas a ofrecer productos orgánicos.

 

Sin embargo, ante una demanda en constante aumento, ¿cómo podemos producir de forma más racional?, las granjas verticales ofrecen una solución que complementa la producción convencional.

 

¿Pero de qué se trata?

En una granja vertical, el entorno está totalmente controlado: los cultivos se cultivan por encima del suelo, utilizando sistemas hidropónicos en los que las plantas crecen sobre sustratos y se alimentan de nutrientes a través del agua que circula en un circuito cerrado. La temperatura, la luz, la humedad y el suministro de agua están controlados y pueden ajustarse, usando un 90% menos de agua que en la producción tradicional. La huella de carbono también se reduce, porque el objetivo de Vertical Farming es producir verticalmente, es decir, hacia arriba. A menudo, las placas de cultivo se colocan una encima de la otra, lo que permite cultivar usando la misma cantidad de terreno. Por ejemplo, según datos de Plantlab, una granja vertical que opera a plena capacidad puede lograr un rendimiento de 80 kg a 120 kg por metro cuadrado/año, mientras que una granja tradicional logra un rendimiento de 3 kg a 9 kg por metro cuadrado/año.

 

Pero una de las principales ventajas de Vertical Farming es su capacidad para producir verduras frescas en cualquier lugar, y además durante todo el año. Las granjas verticales se instalan en las ciudades, muy cerca de los urbanitas, que luego pueden consumir verduras superfrescas, de kilómetro cero, los 12 meses del año. Se eliminan transportes e intermediarios acercándose a los consumidores. Vertical Farming se puede encontrar en edificios, aparcamientos o tejados de ciudades, pero también en zonas donde la producción es cada vez más complicada o nunca ha sido posible.

 

Es principalmente por esta razón, que las primeras granjas verticales se crearon en Asia (especialmente en Japón, Taiwán y Singapur), en estos países donde la tierra agrícola está dando paso a la ciudad. En Singapur, por ejemplo, el complejo SKY Greens, desplegado en 2010, consta de 120 torres de aluminio, de 9 metros de altura. Cada torre tiene 38 pisos en los que se cultivan distintas variedades de lechuga.

 

También se están construyendo granjas verticales en los Estados Unidos con AeroFarms Construcciones, un complejo de 12 plantas y 6.500 metros cuadrados en las afueras de Nueva York, edificado en 2017, capaz de producir unas 900 toneladas de verduras al año. Estas maduran en quince días, por lo que el complejo obtiene un potencial de 20 a 30 cosechas al año. ¡300 veces más rentable que una granja convencional en el mismo espacio!

 

Finalmente, Europa ha comenzado a considerar este nuevo método de producción. Y las empresas emergentes han estado recaudando fondos desde entonces... Estos son algunos ejemplos:

 

Hace un año, Infarm, la empresa emergente con sede en Berlín, recaudó 170 millones de dólares para respaldar su desarrollo. En la actualidad, Infarm ha desplegado más de 1.000 granjas en una treintena de ciudades, repartidas en una docena de países. Las ambiciones de Infarm ya incluyen Europa, América del Norte y Asia. Por su parte, Jungle, una start-up francesa creada en 2016, recaudó hace seis meses 42 millones de euros para continuar con sus inversiones en I+D y expandirse en Europa.

 

¿Y qué pasa con VOLTZ Maraîchage?

Nuestra vocación siempre ha sido la de responder con precisión a las necesidades de nuestros clientes, y evolucionar con ellos cuando sea necesario. Por eso, naturalmente, hemos optado por acompañar a las granjas verticales que confían en nosotros en este nuevo mercado, seleccionando variedades perfectamente adaptadas al cultivo de interior, ya sea por el hábito de la planta, la tasa de crecimiento, el rendimiento o el sabor. En nuestra condición de productor de genética herbácea, hemos desarrollado una gama de semillas dedicada a las granjas verticales, y seleccionado para ellas la mejor calidad sanitaria y germinativa. Avanzamos constantemente a través del desarrollo conjunto con los actores del sector, y nuestro objetivo a corto plazo es ofrecer todas las especies que necesitan las granjas.

 

Actualmente, contamos con un equipo de ventas de 4 en EE. UU., Europa y el Pacífico, y nuestra gama también se comercializa a través de ecommerce en los 22 países de la Unión Europea pertenecientes al área Schengen.

 

El camino está trazado y los objetivos son claros: “En un año, las ventas en este sector han aumentado un 130%, y la previsión para los próximos dos años parece rondar el 450%”, explica Pascal Chrétien, director de VOLTZ Maraîchage.

 

Nuestra elección hoy es ir aún más lejos y abrir una unidad de desarrollo para Vertical Farming en 2022, dentro de nuestro centro de investigación y desarrollo en Alemania.

 

Ponte en contacto con nuestro equipo para seguir nuestros avances sobre este tema.